Signos y síntomas de las alergias al aceite de pimienta

El aceite de menta es un remedio herbario muy venerado utilizado para el tratamiento de problemas respiratorios, indigestión, dolores de cabeza, náuseas, síndrome del intestino irritable e infecciones del tracto urinario. También contiene una cantidad significativa de nutrientes, incluyendo vitamina A y C, hierro, magnesio, potasio y calcio. Aunque el aceite de menta es altamente beneficioso y no tóxico, algunas personas pueden experimentar una reacción alérgica y ardor de estómago. Si experimenta efectos adversos mientras toma esta hierba, deje de usarla y hable con un médico.

Reacción alérgica al aceite de hierbabuena

El aceite de menta puede ser aplicado a la piel o tomado por la boca en una cápsula. Se cree que una reacción alérgica al aceite de menta es causada por alfa-pineno, limoneno y phellandreno. Estas sustancias de origen natural son reconocidas como extrañas y peligrosas por el sistema inmunológico, y provocan hipersensibilidad. El sistema inmunológico activa y recluta células inmunitarias tales como basófilos y mastocitos, y provoca la liberación de histamina en el torrente sanguíneo y sobre la superficie de la piel. La histamina es un mediador inmune importante que causa inflamación, y da lugar a una amplia gama de síntomas alérgicos – de náusea, de vomitar y de ardor de estómago.

Síntomas de la piel alérgica

El aceite de menta debe usarse con precaución y diluirse con otro aceite ya que puede causar una reacción alérgica en la piel. Cuando el aceite de menta se aplica directamente sobre la piel, puede causar una reacción de hipersensibilidad en la piel y la liberación de histamina por las células de la piel. La histamina se dilata y aumenta la permeabilidad de los capilares sanguíneos en la capa superior de la piel, y permite que los líquidos se escapen a la piel. Enrojecimiento, inflamación e hinchazón de la zona de la piel expuesta a menta es común. La liberación de histamina en la piel puede resultar en urticaria. Estas colmenas se caracterizan como lesiones con picazón e hinchazón con un centro pálido. Estas urticarias típicamente ocurren dentro de 24 horas de la exposición, y puede implicar el hinchamiento de capas más profundas de la piel. La dermatitis alérgica de contacto es otro tipo de reacción cutánea causada por el aceite de menta. La dermatitis alérgica de contacto se caracteriza por picazón, enrojecimiento e inflamación de la zona expuesta. Las lesiones o las ampollas que se escapan fluidos, y finalmente la corteza encima, dejando la piel cruda, gruesa, y escamosa son también posibles.

Síntomas respiratorios alérgicos

La ingestión de aceite de menta puede desencadenar una reacción alérgica, seguida de la activación e infiltración de las células inmunitarias en el tracto respiratorio superior. Los síntomas asmáticos como sibilancias, estrechamiento de las vías respiratorias y falta de aire se observa cuando se usa aceite de menta en el pecho o cerca de la nariz. Aceite de menta también puede irritar la cavidad nasal, causando los senos a hincharse. La congestión nasal, el estornudo, la presión sinusal, el goteo postnasal, el dolor facial y la secreción nasal son el resultado de esta irritación nasal. La ingestión de aceite de menta puede resultar en el cierre de la garganta, estrechamiento de las vías respiratorias, aumento de la resistencia al flujo de aire y dificultad respiratoria. La liberación de histamina por los mastocitos y los basófilos causa hinchazón de las vías respiratorias superiores y alteración del intercambio gaseoso en los pulmones. Como resultado, también se observan sibilancias, dificultad para respirar, tos y dificultad para respirar. Si experimenta cualquiera de estos síntomas, busque atención médica inmediata.

Otros Síntomas Alérgicos

La ingestión de aceite de menta puede dar lugar a una reacción alérgica manifestada en el sistema digestivo. La liberación de histamina en el torrente sanguíneo causa irritación e inflamación del revestimiento del estómago. Como resultado de esta irritación, estómago cólicos, diarrea, náuseas y vómitos se observan comúnmente reacciones alérgicas. Las grandes dosis de aceite de menta puede llevar a reacciones alérgicas graves como mareos, ritmo cardíaco lento, dolor de cabeza, ardor anal, temblores musculares, debilidad muscular, convulsiones y daño cerebral. La anafilaxia puede observarse en casos graves. Se requiere atención médica inmediata si experimenta mareos, hinchazón de la lengua, labios y rostro, disminución de la frecuencia cardíaca o pérdida del conocimiento.